Blogia
EL SEIS DOBLE - DIARIO DIGITAL DE ALZIRA

ESTAMPAS Y RECUERDOS DE ALZIRA (45) __ LA SOCIEDAD MUSICAL DE ALZIRA GANÓ EN 1978 EL CONCURSO INTERNACIONAL DE MÚSICA DE KERKRADE __ POR: ALFONSO ROVIRA

ESTAMPAS Y RECUERDOS DE ALZIRA (45) __ LA SOCIEDAD MUSICAL DE ALZIRA GANÓ EN 1978 EL CONCURSO INTERNACIONAL DE MÚSICA DE KERKRADE __ POR: ALFONSO ROVIRA

Dos picas en Flandes

Hacía una mañana fría el domingo 12 de febrero de 1978, cuando visitaba Alzira el Ministro de Cultura Pío Cabanillas Gallas, que venía acompañado de autoridades y del director general de la música, Jesús Aguirre —hoy Duque de Alba—. El ministro Cabanillas, aquella mañana, se detuvo especialmente en los locales de la Sociedad Musical como vemos en la foto. De izquierda a derecha: Eustasio Enguix; el presidente de la sociedad, Salvador Ausina; detrás, el director Francisco Hernández Guirado; Alfonso Rovira, que firma esta crónica; Pío Cabanillas; el doctor David Cuesta,  concejal de cultura; Gustavo Pastor; el alcalde, doctor Camilo Dolz y el vicepresidente de la Sociedad Musical, Cipriano Cardona. El ministro estuvo aquella mañana en el patio de las antiguas Escuelas Pías, donde hoy se levanta el hogar del jubilado y la banda le ofreció una audición especial, interpretaron “Suspiros de España”, de Álvarez y “Pinos de Roma” de Ottorino Respighi.

Pío Cabanillas, tras escuchar atentamente el pequeño concierto, anunciaba pública­mente, entre los aplausos del público que llenaba el recinto, que la banda de la Sociedad Musical de Alzira tomaría parte en el Concurso Internacional de Música a celebrar en el mes de julio en la ciudad holandesa de Kerkrade. Recordamos las palabras finales del ministro Cabanillas: "A ver si ponéis una pica en Flandes".

Les podemos decir, que el lunes 10 de julio de aquel año de 1978, cuando el sábado y domingo anterior la banda había conseguido un primer premio en el desfile en el estadio de los deportes de la municipalidad de Kerkrade y otro primer premio en la audición del concurso en la sala de conciertos, el presidente, Salva­dor Ausina, cursaba un telegrama al ministro comunicándole que la banda de Alzira no había conseguido poner una pica en Flandes, sino dos.

Cipriano Cardona

Todo comenzó en el mes de enero del año anterior, 1977, cuando una comisión de la junta directiva de la Sociedad Musical se desplazaba a la capital de España para visitar al Comisario de la Música, Enrique de la Hoz, con quien disfrutaba de muy buena amistad, gracias a su don de relaciones públicas, el vicepresidente Cipriano Cardona Llinares. Sin lugar a dudas, Cardona fue el punto de apoyo para que la palanca hiciera la fuerza necesaria para que la banda participara en tan reconocido Concurso Mundial de Música de Kerkrade. En este mismo desplazamiento a Madrid, Cipriano Cardona consiguió a través de sus amis­tades que la Sociedad Musical, un mes después de su visita, el18 de febrero, el consejo de ministros otorgara el titulo de "Utilidad Pública".

Los proyectos e ilusiones del bueno de Cipriano Cardona, quizás no llegaran a con­vertirse en realidad, aunque se ha trabajado mucho en estos últimos catorce años. Era un gran amor y capacidad de trabajo lo que dio Cardona en el tiempo que estuvo junto a la Sociedad Musical. Era la banda de su tierra, de su pueblo. Cipriano Cardona, al que como ya hemos dejado constancia, fue el trampolín para viajar al centro de Europa, no pudo recoger la siembra, se quedó con el sentimiento de todos, a mitad de camino. EI 21 de mayo, mes y medio antes de la partida, fallecía este alcireño, difícil de sustituir en su servicio ilusionado, entusiasta para con la cultura musical de esta nuestra ciudad.

Pasaron los días después de la visita del ministro y la banda, conducida por el maestro Francisco Hernández Guirado, ensayaba presurosamente la obra obligada para el concurso, “Cap Kennedy”, de Serge Lancen y dos de libre elección, para que el jurado eligiera una de ellas.

Llegó el día tan esperado de la partida. La banda, el 5 de julio, estuvo ensayando hasta pasadas las dos de la madrugada y cerca de las cinco partíamos desde la Plaza Mayor 218 personas entre músicos y acompañantes, presidiendo la expedición el alcalde, Camilo Dolz Enguix.

Los músicos de la banda, entre ellos muchos niños y adolescentes, que era la primera vez que salían al extranjero, pudieron ver y admirar ciudades como Lyón, París y Bruselas. Pero lo más emotivo del viaje fue cuando el domingo, día 9 de julio, en la sala de audiciones de Kerkrade, anunciaban que la banda de Alzira había conseguido 350 puntos, que le valían un primer premio y mención de honor del jurado internacional, que califica la pureza, sonido, técnica, articulación, representación general, conjunción de la banda, el ritmo y el tiempo. En cuanto a la nuestra, la calificación de insuperable y excelente. Una experiencia tan agradable como la participación en el Concurso Internacional de Música de Kerkrade se repitió siete años después, en 1985.

Hoy, cuando todas las agrupaciones musicales celebran la festividad de su patrona, Santa Cecilia, queremos dedicar un homenaje a nuestra sociedad Musical que en esta ocasión cumple sus primeros veinticinco años, las bodas de plata como entidad. A los hombres y mujeres que laboran y a los que quedaron en el camino, habiendo puesto su gran aportación y sacrificio, el agradecimiento de un pueblo que quiere y ama a su banda. Felicidades a todos.

 

Alfonso Rovira, 22.11.1992

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

Pedro -

Mi padre estuvo en Kerkrade y siempre me ha contado que fue una experiencia inolvidable.Le he enseñado este artículo y quiere que desde estas líneas recuerde al que fue Gran Maestro de nuestra Banda Don Francisco Hernández Guirado.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres