Blogia
EL SEIS DOBLE - DIARIO DIGITAL DE ALZIRA

DEBERÍA CAMBIARSE LA FECHA DE LAS FIESTAS PATRONALES

DEBERÍA CAMBIARSE LA FECHA DE LAS FIESTAS PATRONALES

Uniendo la fiesta del patrón y la patrona, en septiembre, las fiestas serían más "mayores" y más "patronales", participarían mayor número de alzireños y las disfrutaría la mayoría de la población

Pasadas las fiestas de Alzira juzgo oportuno, porque mueve a la reflexión y al debate, el artículo de opinión, breve pero sustancioso, de Xavier Pérez publicado el pasado 24 de julio en la edición comarcal de Las Provincias a propósito de la conveniencia de cambiar las fechas de las fiestas patronales.

Mi opinión y mis argumentos para apoyar el cambio ya los conocen los lectores, dado que los manifesté aquí ese mismo día y hace ya años en esas mismas páginas. Por si alguien no los conoce, los resumiré brevemente: en julio una parte destacable de la población de Alzira se encuentra de vacaciones (bien en la playa, en la montaña, en el campo, de campamento, de viaje, etc...) lo que hace que la participación en las actividades y actos programados resulte más bien escasa.

De las pasadas fiestas llamaba la atención, por curioso, ver -lo comprobé con mis propios ojos- como las atracciones de la feria, los hinchables y demás, eran disfrutados por la nueva ciudadanía alzireña: los inmigrantes ya establecidos (principalmente magrebíes, centroeuropeos y sudamericanos). A mi me gustaría que las fiestas las disfrutaran tanto los alzireños, ya de nueva planta ya de vieja estampa, como los vecinos de Algemesí, Carcaixent, Guadassuar y Benimuslem, por poner unos ejemplos, de la misma manera que yo disfruto sus fiestas y en justa correspondencia.

Si el sentido común se impone y si se hace caso del refranero español -tan rico y tan sabio- aplicaríamos aquel que dice "A grandes males, grandes remedios". ¿Que es lo que hace falta para, asumiendo la evidencia, "coger el toro por los cuernos"? La palabra es: valentía. Valentía para afrontar el cambio, valentía para abandonar el inmovilismo, que aquí termina siendo conservadurismo.

 En 1979, el alcalde Francisco Blasco ya instó a los ediles del consistorio a estudiar el tema. El problema ya existía. Blasco, en poco tiempo, reconvirtió las fiestas y las transformó en unos exitosos festivales nocturnos de verano. Pero, seamos sinceros, el ambiente festivo en la ciudad durante el día no existía tampoco entonces.

A Rafael Fita, concejal de Fiestas, a quien aprecio y valoro, que ha trabajado lo indecible por el éxito de las de este año, hay que reconocerle su mérito. Lo ha intentado. ¡Pero julio es julio! Y yo no hablo nada más que de eso. ¡Que para hablar de "modelos" ya están los políticos de turno de uno y otro signo!

Es cierto que el calendario marca que Sant Bernat sea en julio. Pero el calendario es movible. Y el litúrgico se puede adaptar convenientemente si se demuestra la voluntad firme de un Pueblo.

Antes de que se celebraran el 23 de julio las fiestas de nuestros patronos tenían lugar el 20 de agosto, día en que la tradición señalaba la muerte del mártir. Es más, en el Archivo Municipal consta que en el siglo XIX y aún en el XX las fiestas alzireñas se celebraban, indistintamente, en julio, septiembre y octubre. Se iniciaban, siempre, con la bajada de la patrona desde su ermitorio a la ciudad y finalizaban con la subida de la misma imagen hasta la Muntanyeta. La Mare de Déu del Lluch compartía y copresidía, pues, los festejos. ¿Existiría, ahora, algún problema en recuperar aquella tradición?

Yo propongo las fiestas en septiembre, cuando la mayoría de los alzireños se han reincorporado a su actividad laboral y los niños y jóvenes ya están en la ciudad dispuestos a iniciar el curso escolar. Y propongo unas fiestas compartidas, como antaño, para los dos patronos locales a la vez. Y, como soy atrevido, propongo como fecha de la fiesta principal la del 17 de septiembre por ser el día en que en 1725 el Papa Benedicto XIII hizo extensivo el rezo de la Misa y Oficio Propio de San Bernardo y sus hermanas al Reino y a la Archidiócesis de Valencia. Y propongo, igualmente, que sea ese el día declarado fiesta local. Así, pues, los festejos se iniciarían el 12 de septiembre con la bajada de la patrona desde su santuario, continuarían en lo religioso con la novena a los santos mártires y a la Virgen en el templo de Santa Catalina entre el 13 y el 21, el día 17 se celebraría la procesión en honor de los santos Bernardo, María y Gracia y las fiestas finalizarían el 22 de septiembre con la subida de la Virgen hasta su templo de la Muntanyeta. Serían once días intensos donde tendría cabida lo profano y lo religioso. Cada cosa en su lugar y a su hora.

Con la propuesta que hago soy consciente de la problemática que a algún colectivo se le puede plantear, pero también de las ventajas que son mucho mayores. De los problemas (que tendrían una fácil solución sobretodo por lo que respecta a la visita anual de la patrona a las parroquias locales) no hablaré ahora. De las ventajas sí: se incorporarían a los festejos tanto la Feria Medieval como los Moros y Cristianos y se abarataría el coste de los festejos. Uniendo la fiesta del patrón y la patrona las fiestas serían más "mayores" y más "patronales", participarían mayor número de alzireños y las disfrutaría la mayoría de la población. Existe, además, un motivo de peso que, personalmente, juzgo fundamental pero que, por tener un componente socio-religioso, me callo.

El Ayuntamiento junto con el clero y las dos cofradías patronales deberían ponerse de acuerdo. Debería contarse, igualmente, con el parecer de los dos colectivos que están más directamente implicados: la Junta Local Fallera y la Junta Coordinadora de Fiestas de Barrios y Partidas. Caso de no llegar a un acuerdo debería consultarse, sin temor alguno, al pueblo soberano que es quien debe tener, en pura lógica, la última palabra. Los partidos políticos, llegado el caso, deberían incluso incluir sus propuestas de cambio de fechas en sus respectivos programas electorales.

Aureliano J. Lairón Pla

Cronista Oficial de la Ciudad de Alzira

Foto. Aureliano J. Lairón Pla. Cronista oficial de la Ciudad de Alzira

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

12 comentarios

Un -

Sara, he leido tu comentario y con él lo único que haces es potenciar la mala fama que teneis los jóvenes por no saber que es el respeto. Es cierto que puedes tener tu opinión, pero sería mejor que omitieras palabras como "bledo" y frases como "soportar a los beatos" y sería mejor que para expresarte no atacaras a un colectivo con el que, por lo visto, no comulgas. Respeto, por favor y, sino, escribe en los típicos foros que teneis los jóvenes y que a nadie les interesan más que a vosotros. En esos podeis decir lo que os de la gana y con las expresiones habituales que usais y que, de verdad, son de pena. La juventud de hoy es digna de lástima por culpa de personas como tú. Ánimo a los jóvenes con sentido común y que sí conocen lo que es el respeto al prójimo que, afortunadamente, también los hay.

Sara -

Sinceramente, a los jóvenes de Alzira (que al fin y al cabo son los que van a heredar (o no) las tradiciones....) nos importa un "bledo" cuando sean las fiestas, ya que a ninguno nos interesan...Si pensarán un poco más y averiguaran que és lo que realmente demanda la juventud la fiesta sería otra cosa. Pero si las cambian y todo sigue igual, ¿para qué? Yo voy a estar mejor en la playa, en el campo, o dónde sea, antes que soportar a los beatos de turno haciendo su ronda por la calle....

Grau -

Açò és un caxondeo. I que més dona tot? Les festes es van a menejar sempre per interesos econòmics. A les devocions els queden dos telediarios.

David Chordà -

ALGÚ IMAGINA SAN FERMÍN EN UNA ALTRA DATA DIFERENT AL 7 DE JULIOL? Estic de viatge per Navarra i ahir em contaren a Pamplona que en un principi eren EN OCTUBRE. I ES CANVIAREN A JULIOL PER LA SEGA (la siega), és a dir per treballs del camp.
Es pot o no es pot canviar la data de les festes d'Alzira?

David Chordà -

M'agrada llegir sobre este tema perquè jo ja vaig plantejar el canvi de dates en un article a Al Cor en 2001 i també el canvi de dates de les falles al tercer cap de setmana de març.
Sobre les falles l'explicació és ràpida. Tot i que Sant Josep és el 19 hi ha molts pobles que per no tindre els músics (que toquen a València) es fan la setmana abans, la de després, a finals de maig (Sumacàrcer) o setembre (Elda). A València les Falles d'Especial ja ho proposaren perquè era millor per a la ciutadania (havia de demanar-se menys dies de vacances, si l'empresa li les concedia, per gaudir de ser faller) i per a l'hostaleria i la restauració. En 2007 que va ser dissabte, diumenge i dilluns, Alzira esclatava. En 2008 (dilluns, dimarts i dimecres) l'afluència va abaixar.
TEMA SANT BERNAT
No es tracta el canvi sols per la processó de Sant Bernat. Diu Aurelià que a Alzira han sigut en diferents mesos. A molts pobles es va posar en setembre per ser el final de la collita. SABEU QUE SANT BERNAT VA NÀIXER A CARLET I ALLÍ HO CELEBREN EN SETEMBRE PER EIXA RAÓ.
A Alzira, en setembre, la gent ja ha baixat dels xalets i els xiquets podrien gaudir dels parcs infantils i molts majors que estan a Tavernes, Xeraco i Cullera no baixen per la distància. Estant a casa, segur que partiparien. A més es podria unir en 10 dies les festes de la Verge del Lluch (baixada el divendres i pujada dos diumenges després). Entre mig es farien els concerts de Venècia en cap de setmana i els de la Plaça Major, Pere Crespí i altres, entre setmana. També es podrien integrar els moros i cristians. Buff, són tants avantatges que m'aborrone pensant que algun dia la meua idea (i cada volta la de més gent) es faça realitat.

José Miguel -

Pedro Benedito tiene razón. Ya había leído la noticia en su día y no había caído en esto: por el mismo motivo, que se cambie la fiesta de semana santa, o incluso fallas, porque mucha gente se va de puente. Que cambien también el 8 y 9 de diciembre porque la gente se va y no se puede celebrar la constitución. Y así.. ni se puede celebrar el día de la madre, el día del trabajo, la virgen de agosto... Que pasen todas las fiestas a dias laborables y todos contentos. Todos, menos los empresarios y comerciantes que son, al fin y al cabo, los que ayudan a mantener todo creando puestos de trabajo.

pedro benedito -

Cada vez veo menos por donde va todo este tema del cambio de fecha para las fiestas patronales de Sant Bernat.
Resulta que ahora este es “un tema pendiente para nuestra localidad”, cuando yo solo conozco en este sentido alguna períodica y puntual “brillante exposición”. ¿Hablamos de procesiones, de los conciertos, de la programación y los recursos municipales, de callados componentes “socio-religiosos”, o de qué?
Totalmente en contra de que las fiestas patronales de julio estén sujetas a cambios justificándose en “la asistencia de público”, ¿o entonces cambiamos la Semana Santa porque la gente se pueda ir de puente?, ¿o se trasladan las fallas a fin de semana para que vengan más turistas?, ¿o qué hacemos del esfuerzo de todos esos festeros que durante todo el verano no paran en los barrios y partidas alzireños? Creo que todos estos casos en esencia son ejemplos de actividades organizadas por colectivos para si mismos, que podrán tener determinadas repercusiones –festiva, cultural, turística...-, pero no hay que invertir los términos.
Que “el tema no interesa”, pues dejemos de opinar sobre el mismo; dejemos que los cofrades de Sant Bernat organicen los actos en honor de los Santos Patronos, y participemos quienes queramos de la romería, la novena, la ofrenda, la procesión..., pero no intentemos acercarnos la sardina a lo que más convenga a cada uno.
Y respecto del resto de actividades que se celebran como resultado de las actuales fechas bernardinas, cada cual elija si va al Teatro, al Jazz, al Aplec de Danses, a los conciertos del Campo de Venecia, a las carreras de motos, al tiro y arrastre, al raspall, o se queda en su casa a disfrutar del espectáculo que el Ayuntamiento le ponga más cerca, o la tele, o se va de campo o playa.
Y si unas cosas están funcionando y otras no tanto, de entre las municipales, que los responsables continúen estudiando lo más conveniente, y efectivamente propongan los cambios a mejor que crean, que la ciudadanía tiene múltiples medios –como puede apreciarse- para hacerles saber de su opinión, favorable o contraria.
Para finalizar, particularmente también echo de menos cosas en las “otras” fiestas PATRONALES, con lo que un traslado de aquello que no funcione en julio, quizás tenga buena acogida en septiembre.

Paco -

Creo que estais confundiendo conceptos. No se trata de un asunto religioso, sino social. Yo estoy de acuerdo con el cambio de fechas, pues cuantos más alzireños podamos disfrutar de nuestra fiesta, mejor. Hay que conservar, de la forma que sea, los arraigos, pues sino se va perdiendo la personalidad de un pueblo. Compartir es la palabra. Cuantos más compartamos lo nuestro, mejor.

Marino Baler -

No deja de ser curioso que en el artículo se pida “valentía para afrontar el cambio, valentía para abandonar el inmovilismo que en este caso acaba convirtiéndose en conservadurismo” o sea, que se pide un avance y una modernización en el sentido de no tener tan arraigadas una fechas. Lo cual me resulta contradictorio puesto que unas líneas más abajo nos encontramos con una mención a fechas del siglo XIX e incluso del siglo XVIII como excusa para celebrar las fiestas. O sea más que valentía para avanzar se pide, aunque de manera soslayada, valentía para retroceder aludiendo a tradiciones y fechas pretéritas. Puesto que se hace alusión al refranero español me tomo la libertad de citar al maestro Ortega y Gasset en una de sus máximas que creo que resume muy bien el problema en cuestión:
“Soy un hombre que ama verdaderamente el pasado. Los tradicionalistas, en cambio, no lo aman; quieren que no sea pasado, sino presente. Amar el pasado es congratularse de que efectivamente haya pasado, y de que las cosas... asciendan a la vida más pura y esencial que llevan en la reminiscencia”.
En fin esto es lo que se podría resumir de todo eso. Las fiestas las tenemos que vivir nosotros tal y como las conocemos. Como bien dice Ganimeda y apoya Jose Altavista, San Bernat es San Bernat. Las fiestas y las fechas son las que hemos conocido los presentes y si anteriormente la gente acudía a procesiones es porque había más fervor religioso y en la actualidad no lo hay ¿Acaso se creen que por cambiar las fechas las procesiones estarían llenas de gente joven? Cambiando los papeles me pregunto ¿El tipo de gente que suele acudir a las procesiones acudirá a los conciertos? La respuesta es NO. Porque las procesiones son para un determinado tipo de gente y los actos festivo – musicales para otro. Así pues que no se sacrifiquen unas fiestas que son de todo el pueblo por el beneficio de unos pocos. Es sencillo, el que quiere asistir a las procesiones por convicción propia acude, igual que el que quiere ir a los conciertos porque le gusta el grupo en cuestión pero no los metamos a todos en el mismo saco porque no todos tenemos los mismos gustos y además tampoco se prohíbe ni una cosa ni otra simplemente se trata de elegir lo que a uno más le interese. Por cierto ¿Con que cantidad de gente estaría contenta la iglesia en las procesiones? En fin pero me da a mí que, con el tiempo, volveremos a ver al cura de turno bajo palio y algunos esbozarán sus sonrisas fatuas en la procesión a la vista de las gentes que acudan a verla. Como dijo don Quijote: “Sancho, con la iglesia hemos topado”.

Jose Altavista -

A excepción de las personas que guardan su fidelidad,y a los que se debe respetar, estoy de acuerdo con Ganimeda. La gente no baja de los chalets o viene del apartamento en la playa porque no les interesa para nada este tipo de eventos. Vamos a suponer que el día 23 de julio vinieran a Alzira Zapatero y Rajoy, o José Tomás, o Messi, o Julio Iglesias... la gente vendría desde sus chalets o apartamentos a verlos. Una procesión o un acto liturgico, la verdad, na de na.

Ganimeda -

Vicente, no coincido contigo ni con Aureliano. Si el 23 de julio es Sant Bernat, ¡es Sant Bernat! No pueden imponerse criterios que justifiquen la falta de asistencia de público en general. ¿No será que las fiestas religiosas no interesan ya a casi nadie?

Vicente -

Brillante exposición para un tema pendiente en nuestra localidad. La idea la creo muy adecuada y habría que meditarla por todas las partes implicadas para llegar a un acuerdo para el próximo 2009.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres