Blogia
EL SEIS DOBLE - DIARIO DIGITAL DE ALZIRA

ESTAMPAS Y RECUERDOS DE ALZIRA (60). LA HISTORIA DE LA ASOCIACIÓN DEL GREMIO DE CARPINTEROS. POR: ALFONSO ROVIRA

ESTAMPAS Y RECUERDOS DE ALZIRA (60). LA HISTORIA DE LA ASOCIACIÓN DEL GREMIO DE CARPINTEROS. POR: ALFONSO ROVIRA

Golpe a golpe, clavo a clavo…

 

Han transcurrido muchos siglos desde que la humanidad en la edad de piedra vivía en las cavernas y, conforme ha avanzado el tiempo, se ha ido modernizando. No tenemos noticias de cuando arranca el noble oficio artesanal de carpintero. Suponemos que muchas personas aprovecharon la ma­dera de los árboles para construir sus enseres y tener las comodidades, como las que disfrutamos hasta llegar a nuestros días, en que nació también la carpintería metálica.

Todos tenemos puesta la mirada en el Patriarca San José, que allá en Nazaret, cuenta la historia, ejercía la profesión de carpintero. Aquí en Alzira, la devoción al santo arranca antes del siglo XVII. En 1677, podemos hallar noticias referentes a las fiestas que se celebraban en honor a San José, al parecer, de gran devoción por considerarlo protector contra las inundaciones del Júcar. El sacerdote, vicario de la iglesia parroquial de Alzira certifica que "se ha celebrado una fiesta al Patriarca San José". A principios del XVIII, se fundó una cofradía que se encargaba del culto y la fiesta que ya se celebraba al Santo, que era uno de los protectores de la Vila.

La asociación del gremio de carpinteros de Alzira, se fundó en 1887 con una junta compuesta por trece personas, a cuya cabeza figuraba Enrique Vendrell. El primer acuerdo que tomaron fue la construcción de una imagen con su correspondiente anda, para al año siguiente comenzar a celebrar la fiesta en su honor, que se sigue celebrando en la actualidad.

Por curiosidad les contaremos que la imagen de San José costó en aquella época 300 reales. De los gastos ocasionados en aquel 19 de marzo de 1888, destacaremos que la fiesta de la iglesia costó 118 reales; la orquesta que armonizó la misa, 160, la banda de música, 200 y el dolçainer y campanero veinte reales cada uno, entre otros gastos.

 

Imagen enterrada y carpinteros de Alzira

Al comienzo de la Guerra Civil, en 1936, la mayoría de enseres religiosos fueron destruidos. En 1940 los carpinteros continuaron la fiesta con una imagen que Salvador Gomis había enterrado en el huerto de naranjos de su propiedad, que después se construiría una nueva. En 1960, a propuesta del carpintero Salvador Rodríguez, se confeccionaba una bandera para acompañar a la imagen del santo en la procesión, cuyo bordado realizó Teresa Pellicer, hija de los clavarios de aquel año, Manuel Pellicer y su esposa, María Carbonell, enseña que fue bendecida el 19 de marzo.

Muchos carpinteros han formado parte de este gremio en los últimos cien años, que desarro­llaban su profesión en los talleres diseminados por toda la población. También existían grandes fábricas de muebles como la de Salvador Carreres Oliver, de cuyo gremio fue fundador su padre, que ostentaba el cargo de secretario, después pasó a ser la Cooperativa del mueble San Bernardo. Bartolomé y Martí­nez, fábrica de muebles, se convirtió en Cooperativa del mueble San José y otras fábricas como la de los Llavador, Moll o Ramí­rez.

En el mes de marzo de 1970, siendo presidente de la Junta Local Fallera, Alberto Rubio Santa Fe, los carpinteros acordaron invitar a la fiesta a las comisiones falleras para dar mayor realce a la misma y desde entonces miles de alcireños ataviados con las galas regionales, desfilan en la procesión junto a los carpinteros. De este día es la foto, y en primer plano las hijas del secretario del gremio de carpinteros, Trini y María Angeles Canet; de izquierda a derecha: Alberto Rubio, el alcalde José Pellicer,  el presidente Manuel Pellicer y el secretario Gregorio Canet. Detrás, en segundo plano, el jefe de la policía local, Ramón López Burgos y el alguacil Luis García.

En distintos lugares de la ciudad podemos contemplar aún retablos cerámicos con la imagen del santo carpintero. En la calle de la Enseñanza 4, donde al parecer antaño existía la escuela de artes y oficios, lugar donde en el año 1926 comenzó la empresa Cartonajes Suñer, se conserva un retablo dieciochesco con la inscripción "el Patriarca Sant Josep". En la calle Santa Lucía se encontraba un grupo cerámico compues­to por doce azulejos representando al santo que se erigió a devoción de José Gómez en 1773, obra artesanal que conservan los consortes Alós-Carrascosa.

 

Imagen del hogar del anciano

Las parroquias de Alzira tenían a San José con anterioridad a la Guerra Civil, en las de Santa María, San Juan y en el convento de San Agustín. En la actualidad destaca la imagen que se venera en el hogar de ancianos Santa Teresa Jornet, pieza atribuida a Vergara, del siglo XVIII. Por otra parte, en el poblado desaparecido de Cabanes, en este término municipal existió una ermita dedicada a San José. También la imagen del santo de Nazaret sufrió los avatares de la pantanada de 1982 y el pintor alcireño, José Goig, policromó la misma y Gregorio Canet restauró el anda, encargándose de dorarla Francisco Goig. Esta imagen, que se custodia durante el año en casa del clavario, dentro de una gran urna labrada en madera de mobila, mide 260 de alta; 120 de ancho y 75 de profundidad.

A los “fusters” que se disponen a celebrar la 106 edición de la fiesta, que conservan el libro de actas desde la fundación del gremio, les animamos a que continúen esta conmemoración que cada año celebran en honor a su patrón, San J osé.

Alfonso Rovira, 14.03.1993

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Josep Marzo -

I molt orgullós que estic de perteneixer a aquest Gremi, encara que em pille una miqueta de lluny, pero gràcies al meu iaio Jesús Marzo (o Eusebio, com alguns el coneixen), el que demostra que tradició i religió no estan renyides (sobretot, respecte).
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres