Blogia
EL SEIS DOBLE - DIARIO DIGITAL DE ALZIRA

ADISPAC, ASOCIACIÓN DE FAMILIAS DE ENFERMOS CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL DE ALZIRA Y COMARCA, DENUNCIA QUE LA OBRA DEL CENTRO LLEVA AÑO Y MEDIO PARADA

ADISPAC, ASOCIACIÓN DE FAMILIAS DE ENFERMOS CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL DE ALZIRA Y COMARCA, DENUNCIA QUE LA OBRA DEL CENTRO LLEVA AÑO Y MEDIO PARADA

El colectivo ha tanteado incluso la posibilidad de que las propias familias avancen el dinero necesario para el proyecto de la residencia San Judas

La asociación de familias con discapacidad intelectual de Alzira y comarca (Adispac), denunció que llevan un año y medio sin que las obras de la nueva residencia San Judas comiencen, después de que la primera piedra se colocara el pasado 28 de octubre de 2005, por lo que solicitó más colaboración de la Conselleria de Bienestar Social.

Xavier Cantera, responsable de este colectivo, recordó que la construcción de la residencia está parada debido a que la subvención notificada, no cobrada, de la Conselleria de Bienestar Social sólo cubre el 33,06% del coste total de la obra, que asciende a dos millones de euros.

Así, después de mover cielo y tierra, incluso han iniciado gestiones ‘‘para que sean las familias de los futuros usuarios las que adelanten los fondos necesarios para comenzar las obras mientras vienen o se aprueban las ayudas oficiales por parte de la Generalitat Valenciana”. Sin embargo, esta opción no es sencilla porque, en primer lugar, hay familias que no pueden avanzar grandes cantidades de dinero y las que pueden ‘‘quieren garantías de que se les vaya a devolver el dinero”, por lo que no es una posibilidad que se pueda garantizar al 100%.

Cantera recordó que, al ser una subvención del 33% y repartida en cuatro años, la asociación Adispac se vio obligada a buscar ‘‘otras fuentes de financiación que permitieran pagar a la empresa constructora desde el inicio de las obras hasta el final de las mismas en 2008”.

Durante los primeros meses de este año, ‘‘las respuestas que hemos recibido de las diferentes fundaciones sociales de las entidades bancarias no han sido positivas o porque no hay suficientes fondos para atender todas las solicitudes o porque no han convocado este tipo de ayudas para la construcción de equipamientos sociales”.

Voluntad firme
Esta asociación también expuso su voluntad ‘‘firme de continuar promoviendo la construcción de la residencia en el solar cedido por el Ayuntamiento de Alzira”. Este mismo año han solicitado a la Conselleria de Bienestar Social un millón de euros como ampliación de la primera subvención de 600.000 euros notificada el pasado año. Cantera se mostró consciente de que se trata de un ‘‘momento sensible, antes de las elecciones, por lo que queremos que también se nos escuche y se nos pueda ofrecer alguna solución”.

El responsable del colectivo explicó que Adispac ve ‘‘necesarias estas subvenciones oficiales, pues al tratarse de una residencia pública, no hay ninguna entidad bancaria que nos adelante la financiación sin un documento legal que garantice la aportación de suficientes fondos”.

Adispac ha llegado a esta determinación ‘‘convencida de que el servicio residencial para personas con discapacidad intelectual que necesitan apoyos extensos en su vida diaria es necesario para la ciudad de Alzira y para la zona de influencia marcada por la Conselleria”.

Por último, desde este colectivo consideran en que la nueva Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia ‘‘es un buen marco legal, con la correspondiente financiación, que ayudará a la construcción de los equipamientos necesarios para atender a las personas con discapacidad intelectual”.

Así lo demuestra ‘‘el convenio de colaboración entre el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales y la Comunitat Valenciana para la realización de programas y/o proyectos cofinanciados del Plan de Acción a favor de las Personas en situación de Dependencia del 29 de Diciembre de 2006 en el que se repartieron 41.366.046 euros”.

Y es que en 1981 un grupo de profesionales y padres, encabezados por Xavier Cantera puso en marcha en Alzira un proyecto para ayudar a la rehabilitación de discapacitados en edad laboral. Las familias que por aquel entonces tenían un discapacitado en casa y que ya había acabado la formación primaria se encontraban con un gran problema. ¿Dónde llevo ahora a mi hijo?

La solución vino con la fundación de Adispac. “Compramos un almacén con el objetivo de atender, formar y rehabilitar a estas personas, en una formación integral”, señalaba Xavier Cantera.

En la actualidad, 58 hombres y mujeres reciben una formación integral. Sole Carreño, la directora técnica, recordaba que el centro “no es una empresa, sino un espacio con diferentes programas y talleres como el de ajuste personal y social, terapias de conductas, programas cognitivos y también ocupacional”.

Empresas de todo tipo encargan trabajos a las personas que van al centro, desde restauración de muebles a piezas para maquinaria de almacenes de naranja. El taller tiene reservado un apartado para el deporte que dirige José Luis Iñigo.

Manuel García

En la foto: Estado actual del solar en el que se construirá la nueva residencia de Adispac en Alzira.

Noticia publicada con autorización de LAS PROVINCIAS, delegación de la Ribera. Vínculo para leer noticias de Alzira editadas en LAS PROVINCIAS:  http://www.lasprovincias.es/valencia/prensa/ribera/ribera.html

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres