Blogia
EL SEIS DOBLE - DIARIO DIGITAL DE ALZIRA

ESTAMPAS Y RECUERDOS DE ALZIRA (26). JUAN ORTEGA, RADIO ALCIRA Y LOS PROGRAMAS RELIGIOSOS DE LA ÉPOCA. POR: ALFONSO ROVIRA

ESTAMPAS Y RECUERDOS DE ALZIRA (26). JUAN ORTEGA, RADIO ALCIRA  Y LOS PROGRAMAS RELIGIOSOS DE LA ÉPOCA. POR: ALFONSO ROVIRA

Recordar hoy a Juan Ortega Vicente, pionero de la radio en España, fundador en 1934 de la emisora EAJ54 Radio Alzira y director de la misma, es escribir de un hombre que creó un medio de comunicación en esta comarca de La Ribera del Xúquer, es hacer justicia de su bien hacer en pro del semejante y del necesitado. Esto lo tenía muy claro el señor Ortega, la caridad, en los años que estuvo al frente de la emisora.

Queremos hacer mención en esta ocasión de los programas benéficos o religiosos que rea­lizaba la emisora, ya que, por otra parte, también los hubo otros de feliz memoria. El Hospital Santa Lucía de Alzira; la Casa de Beneficencia, hoy colegio Santos Patronos; el Hogar de Ancianos Santa Teresa Jornet o el Sanatorio de Fontilles; podrían dar testimonio de tantos y tantos programas de "Sus Artistas Favoritos" que se dedicaron a estos centros benéficos que con tanto entu­siasmo y cariño realizaban los locutores Delfina Esteve y Joaquín Sanchis. Fue, sin lugar a dudas, el programa que más tiempo estuvo en antena. Los radioescuchas aportaban un pequeño donativo que era destinado al centro benéfico de su preferencia y la emisora le dedicaba un espacio musical que solía ser entre las cuatro y las cinco de la tarde. Les complacían y por otra parte se hacía caridad. 

La misa en la radio 

Disponía la discoteca de Radio Alzira una grabación de Lya Delby que cantaba: "la televi­sión, pronto llegará...". Atravesábamos el ecuador del siglo XX; era párroco de Santa Catali­na, el reverendo Francisco Albiol; no había televisión, como ahora que nos ofrecen la misa para enfermos cada domingo. Una de las preocupaciones del buen sacerdote era que los enfermos e impedidos de la Ribera participaran de la eucaristía desde sus domicilios a través de la radio. El señor Ortega recogió la inquietud del párroco con mucho cariño y la llevó a la prác­tica. Puso en marcha el mecanismo técnico para hacer realidad esta transmisión religiosa, corriendo todos los gastos por cuenta de la emisora.

Hubo una simpática anécdota en este entramado que no resisto la tentación de contársela a ustedes. En aquellos tiempos, la Compañía Telefónica no disponía de vacantes de líneas en la caja próxima a la iglesia de Santa Catalina, que es desde donde se pretendía transmitir la misa; por lo que Juan Ortega encargó al buenazo de Alfredo Giner, "llumener" de profesión y colaborador en la sec­ción técnica de la emisora, que tendiera una línea aérea entre el edificio donde estaban los estu­dios, en la Plaza del Caudillo 51, a través de los tejados en línea recta hasta Santa Catalina. No era mucha la distancia, pero que había que salvar el río Barxeta, entre el Bar Tropi­cal, en el "Racó de Coves" y "la Parrilla". A Alfredo Giner no se le ocurrió otra idea que fabricar un arco de madera de haya con el formato de una ballesta de automóvil y con un listón de madera que le servía de flecha. Disparaba el arco con una maestría asombrosa alcanzando la otra orilla, para continuar con la instalación hasta el final. De este medio se sirvió cuando hubo avería en este tramo tan largo.

Superadas las dificultades técnicas, Francisco Albiol hizo las oportunas gestiones y halló la persona idónea para la transmisión de la Santa Misa: Eleuterio Grau, maestro nacional, con quien compartí durante muchos años las labores técnicas de este menester con una compene­tración extraordinaria. Eleuterio Grau fue la persona que con sobrado acierto llevó a cabo el consue­lo a los enfermos e impedidos de toda La Ribera en esta transmisión matinal de los domingos.

El programa "La Santa Misa" comenzaba allá por el año 1956 y finalizó el 28 de octubre de 1979. En la imagen que hoy ilustramos este reportaje vemos en plena transmisión a Eleuterio Grau y a su lado al sacerdote reverendo José Domínguez Valor, más joven por supuesto, al órgano. Terminaba la transmisión de la misa el 28 de octubre, pero al domingo siguiente el párroco de Santa Catalina, en la misma emisora, con idéntico horario, abría un programa de orientación religiosa titulado "Stop Alzira, te habla tu mejor amigo: Cristo", que estuvo en antena hasta el domingo anterior a la pantanada.

Falleció el sacerdote Francisco Albiol y unos años más tarde, la emisora estaba carente de un programa religioso. Hice las gestiones ante el equipo sacerdotal de Alzira y el 2 de diciembre de 1984 pusimos en marcha "La voz de la Iglesia en La Ribera", que realizaba con notable audiencia el sacerdote Conrado Andrés hasta el último domingo de noviembre de 1990,  fecha en la que Radio Alzira pasó a deno­minarse "Dial Mediterráneo".

No podemos olvidar, para terminar, otro programa religioso, que alcanzó mucho prestigio y audiencia en La Ribera: “El Santo Rosario”, que todos los días, al amanecer, se emitía desde el Santuario de la Virgen de Lluch, realizado por Antonio Sancho y acompañado por la ermitaña Andrea Ceballos. Estuvo en antena desde el 2 de noviembre de 1971  hasta el 7 de octubre de 1979.

A las personas que hicieron posible esta realidad, que ya es historia, nuestro reconocimiento por el bien espiritual que repartieron a través de las ondas de la entrañable Radio Alzira. 

Alfonso Rovira, 12.07.1992

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres