Blogia
EL SEIS DOBLE - DIARIO DIGITAL DE ALZIRA

ESTAMPAS Y RECUERDOS DE ALZIRA (29) __ EL MONUMENTO DE LA PLAZA DEL REYNO, UN HOMENAJE AL LABRADOR ALZIREÑO __ POR: ALFONSO ROVIRA

ESTAMPAS Y RECUERDOS DE ALZIRA (29) __ EL MONUMENTO DE LA PLAZA DEL REYNO, UN HOMENAJE AL LABRADOR ALZIREÑO __ POR: ALFONSO ROVIRA

Estaba concluyendo la década de 1960 en Alzira. Se había inaugurado en aquellos años la remodelación y saneamiento de la Avenida de los Santos Patronos, con la desaparición del antiguo puente de Sant Bernat y la Avenida Luis Suñer comenzaba a resurgir, después de haber sido cubierto el tramo del brazo muerto del río Júcar que separaba la Villa de la partida del Alborgí. Ya se había inaugurado el 21 de junio de 1967 el Hogar Teresa Jornet, conocido popularmente por los alcireños como el Asilo. Existían ya los majestuosos edificios Mayvi, en la plaza del Reyno y correspondía a la administración local ornamentar la plaza, por lo que el día 6 de diciembre de 1969, el arquitecto municipal, Andrés Herruzo Goberna, presentó el proyecto de urbanización  consistente en una fuente luminosa en el centro de la plaza con estanque circular y zona ajardinada rodeada de palmeras que formara un paseo y  con un monumento en el centro de la fuente.

El encargo de diseñar y fabricar el monumento fue el escultor valenciano Octavio Vicent. La estatua que labró para la cúspide era la diosa Ceres, protectora de la agricultura, de mármol. Para más abajo, sobre un pedestal, la estatua en bronce que representara al labrador valenciano. El presupuesto alcanzaba la cifra total de 1.903.779 pesetas, la escultura de bronce costó 160.000 pesetas. La obra y la escultura de mármol alcanzaron las 175.000. pesetas. La obra se terminó en el mes de julio de 1972 para ser inaugurada en las fiestas de los patronos de la ciudad, Sant Bernat i les Germanetes.

Radio Alcira entrevistó al escultor

Avanzaba este año 1972 y en el segundo semestre, José Antonio Serrano Belinchón, redactor de Radio Alzira, realizador del programa informativo "Terra Nostra", entrevistaba al escultor Octavio Vicent a pie de la fuente cuando se estaba llevando a cabo la colocación de la estatua al labrador valenciano. Queremos significar —decía Serrano— un momento trascendental en la historia de Alzira; estamos en la plaza del Reyno para entrevistar a un escultor en el momento en que la grúa está elevando la preciosa estatua dedicada al labrador valenciano. Obra de  Octavio Vicent. ¿Qué tiempo ha empleado en la construcción?

-Más o menos de medio año.

-¿En que se ha basado artísticamente para hacer la representación de esta mujer? ¿Es el prototipo de la mujer valenciana que será depositada en la cúspide el monolito?

-Representa a la diosa Ceres, protectora de la agricultura. Sabemos de Ceres, Celes y Pomona, son los tres nombres que se designa  a la diosa de la agricultura. Por lo tanto, es una cosa simbólica, tradicional y al mismo tiempo decorativa.

-Esta imagen que ha construido en piedra, indudablemente puede ser así, como la representación gráfica en algún día lo que es la ciudad de Alzira?

-Es la fuente-monolito más importante que a partir de ahora tendrá Alzira.

-¿Eso para usted será motivo de orgullo.

-Naturalmente. La he hecho con mucha ilusión, porque mi familia, mi tradición, esta vinculada a la agricultura valenciana.

-¿De que material está compuesta la estatua?

-Es de mármol y la figura del labrador de bronce.

-A la vista del escultor, del artista en todo caso, la perspectiva de la plaza del Reyno para el futuro ¿es halagüeña?

-Maravillosa. Naturalmente que ya conocíamos la plaza antes de hacer el proyecto y hemos estructurado líneas y volúmenes de claro-oscuro para la plaza.

Cuando esta estatua de la diosa Ceres era depositada por  la grúa en la cúspide del monolito, el escultor manifestaba entusiasmado: "Resulta muy bonita de color y de línea; creo que es el complemento del monolito.

Han pasado los años y la fuente de la plaza del Reyno sigue dando vida a la ciudad. Cuenta con diversos bancos alrededor para que los alcireños, en las noches de calor en el verano, aprovechen para descansar y refrescar, cobijado por sus frondosas palmeras y jardines. En la foto que acompañamos vemos, aunque existe un pequeño andamio al pie del monumento, un jardín alrededor de la fuente. Al mismo tiempo distinguimos el edificio del fondo y también, detrás del monumento recién terminado, el antiguo mercado de detall.

Alfonso Rovira, 02.09.1992

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres