Blogia
EL SEIS DOBLE - DIARIO DIGITAL DE ALZIRA

ESTAMPAS Y RECUERDOS DE ALZIRA (41) __ CAMAREROS ALZIREÑOS DE OTRA ÉPOCA Y MENCIÓN ESPECIAL PARA GALO LÓPEZ __ POR: ALFONSO ROVIRA

ESTAMPAS Y RECUERDOS DE ALZIRA (41) __ CAMAREROS ALZIREÑOS DE OTRA ÉPOCA Y MENCIÓN ESPECIAL PARA GALO LÓPEZ __ POR: ALFONSO ROVIRA

Santa Marta (festividad el 29 de julio), hermana de Lázaro y María (San Juan 11-12), la cita como testigo de la resurrección de su hermano (San Lucas 12-38-43), cuenta que dio hospitalidad a Jesús y que este la reprendió suavemente por la exagerada solicitud con que se afanaba en servirle. Por este motivo, las personas que trabajan en la hostelería la eligieron como patrona, fiesta que celebran cada año el día 29 de julio. Queremos tener un recuerdo para aquellos que dedicaron su vida a servir a los demás, que se destacaron por su bien hacer y simpatía y a los que quedan en sus respectivos puestos de trabajo cada día.

Camareros conocidos

En la imagen tomada por el fotógrafo algemesinense Nácher, el 11 de junio de 1958, en plenas fiestas patronales de aquella población dedicadas a San Onofre, aparecen caras conocidas, algu­nas desgraciadamente desaparecidas. Galo López Casas comienza la fila de los que permanecen derechos de izquierda a derecha, falleció el día 20 de febrero de este mismo año; Joaquín Navarro; Manuel Rubio y Díaz Carrasco, que fue quien trajo a nuestra ciudad a Galo López; Pedro Cortés y Alfredo Martínez Perelló, que falleció e! día 15 de enero de 1968. Agachados: Bautista Chordá; su padre Juan Bautista Chordá Alonso “Batiste”, que nos dejo el día 12 de abril de 1978; Benjamín Benedito Campos, que trabajó en el desaparecido Bar Guía y Pepe Cortés, hermano de Pedro.

Galo López Casas

Galo López llegó a Alzira en mayo de 1954, desde su pueblo de la provincia de Ciudad Real, Socuéllamos. Treinta y cuatro años avalan la profesionalidad, hasta que le llegó la hora de la jubilación. Comenzó su andadura profesional en el Bar Deportes, por aquel entonces ubicado en la calle Calderón de la Barca, junto a la casa de la señora Palmira Vives, donde  adquiríamos tebeos. Era el dueño del Deportes, el señor Pepe y recordamos en la barra al bueno de “Gostinet”. Galo pasó después al bar del Respirall, donde la señora Fina cocinaba tan buenas paellas; más tarde al Cocodrilo. Allí estuvo doce años hasta su traslado a la Cafetería de la Gallera, que al poco tiempo se convertiría en contratista, pasando a ser propietario del Bar Cocodrilo, que hoy regentan sus hijos José Luis, Manuel y Juan Galo. Galo López fue un hombre afable y comu­nicativo En los últimos años fue presidente de la asociación empresarial de hostelería que antaño, bajo la denominación de “Gremio de Hostelería y similares”, habían ostentado la presidencia Faus­tino Aguilar, del Bar Júcar, después Enrique Lapeña y en la actualidad, Antonio López, propietario de la tasca Cami Vell.

Por el Cocodrilo pasaron, degustaron sus platos y firmaron en el libro de honor, Jorge Martínez “Aspar”, Adrián Campos, Lluis Llach, Nuria Espert, Marcelino Camacho, Hernández Mancha, el cardenal Vicente Enrique y Tarancón y el pintor de I’Alcudía Manolo Boix, entre otros.

Otros profesionales, bares y cafeterías de la época

Otros profesiona­les que permanecen en sus puestos de trabajo como Remedios Martorell, esposa de Miguel Peñaranda, en el Bar Guinea, o Manuel Cañete, creador de la sabrosa horchata “La Ribera” hace muchos años del Bar Alzira. Profesionales populares, donde los haya, fue Juan Bautista Chordá, “Batiste, el camarero”, oriundo de Salem, en la Vall d’Albaida, que militó primero en el Bar Valencia con Amadeo Guía, después sus largos años en el Café Colón y más tarde en La Gallera. El viejo Café Colón, con sus puertas giratorias y su famoso club de billar, del que formaban parte Rafael Casterá, Pepe Villatoro, Casterá...

El primero de abril de 1977, en los bajos del edificio Cervantes, se le tributó un caluroso homenaje al señor Batiste, con motivo de su jubilación; acto al que acudió el alcalde de Alzira, Camilo Dolz, y el presidente de la Asociación Provincial, señor Bolaños,  que le impuso la medalla del mérito del ramo.

Otro lugar de esparcimiento fue el Ideal Café, sito en los bajos del que fue Reina Victoria Hotel, actual residencia de la familia Suñer, edificada en 1967. El Ideal lo regentaba Enrique Re­vert, al que acompañaban sus hijos. Era lugar de encuentro donde se degustaba la mejor leche merengada o se podía jugar una partida de billar, cartas o dominó en la sala acristalada por donde debajo discurría el río junto del Pont de Sant Bernat. Allí estuvo de camarero Emilio Valentín Beneyto, conocido por sus paisanos con el sobrenombre de “El Canari”.

No nos olvidemos de otros buenos profesionales, como fueron Alfredo Martínez Perelló, quien encauzó a sus hijos en el ramo de la hostelería; al señor Sanmartín “El Blanco”, que trabajaba en el Bar Júcar;  Emilio Montalvá, que ejerce la profesión en Sueca y que en las carreras de camareros fue casi siempre el primero en llegar a la meta. También los de la rama denominada social, la clase trabajadora, tuvieron presidentes como Adolfo Montón o José Noguera, entre otros. La fiesta a Santa Marta, que cada año, el día 29 de julio, celebraban estos buenos profesionales, con el nombra­miento de la Hostelera Mayor y Damas, los reunía en una misa que se celebraba en el Hogar Santa Teresa Jornet y por la noche en una fiesta.            

A muchos no habremos nombrado pero, en todo caso, a los que se fueron y a los quedan y viven y comparten con nosotros el pan y la sal cada día, nuestro reconocimiento y afecto.

Alfonso Rovira, 25.10.1992

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres