Blogia
EL SEIS DOBLE - DIARIO DIGITAL DE ALZIRA
Chollo del día - Ventilador de techo 39,98 € 104,98 € -62%

ESTAMPAS Y RECUERDOS DE ALZIRA (46) __ HISTORIA SOBRE EL JUEGO DEL BILLAR EN ALZIRA Y EL CLUB BILLAR COLÓN __ POR: ALFONSO ROVIRA

ESTAMPAS Y RECUERDOS DE ALZIRA (46) __ HISTORIA SOBRE EL JUEGO DEL BILLAR EN ALZIRA Y EL CLUB BILLAR COLÓN __ POR: ALFONSO ROVIRA

No se conoce con exactitud el origen del billar. Shakespeare, en el siglo XVI, ya lo nombraba en alguna de sus obras. Estuvo de moda en la corte de Luis XIV. En el siglo XVII, la mesa era de roble y a veces de mármol; hacia 1825 se usaron mesas de pizarra. El billar estuvo en boga en el siglo XVIII y en los palacios y mansiones de la alta burguesía se disponía de mesas de billar. Los billares datan del siglo XIX.

Las primeras noticias que tenemos sobre el billar en Alzira —deporte de caballeros— organizado en club, se remonta al año 1950, cuando en el mes de septiembre, en el Ideal Café de Alzira, regentado por Enrique Revert. Se celebró el primer campeonato de billar, en el que participaron Rafael Casterá, Rafael Andujar, Rafael Peris Yudici, Vicente Vila y Gonzálvez (que se proclamó campeón). Segundo y tercero fueron Rafael Casterá y Rafael Andujar.

Club Billar Colón

Pasaron dos años y en 1952 se formaba, federándose en la valenciana, el Club Billar Colón, ubicado en el local que llevaba este mismo nombre: el Café Colón, que regentaba Francisco Lluch. Fue el primer presidente José Benavent, al que acompañaron en esta primera junta directiva: Rafael Andújar, José Villatoro, Roberto Llavador, Manuel Grande, Francisco Alberola, José Mansergas, Enrique Verdú “el torroner” y Rafael Casterá. Fue un grupo de alcjreños muy unido, que hizo posible que en esta ciudad se celebraran varios campeonatos locales. También se llevaron a cabo campeonatos regionales. Para llevar a cabo estos campeonatos, Roberto Llavador, desinteresadamente, instaló en el Colón dos billares “gran match” y cuatro 2,40 con la colaboración de Rafael Casterá.

Casi diez años funcionó, con gran éxito de público, el Club Billar Colón, en la sede del Café; pero en 1961, Francisco Lluch rescindió el contrato y los socios del club tuvieron que buscar local. Contactaron con el Círculo Alcireño, del que era presidente Andrés Palop Gimeno. Por gestión de José Benavent comenzaron a "rodar" las bolas de marfil en este centro cultural y recreativo.

Este mismo año, recién estrenada la nueva sede, la directiva, en el mes de febrero, entre el  día 2O y 26, organizó el Campeonato de España de primera y segunda categoría, al cuadro 47/2, a llevar a buen término en el salón árabe de "La Gallera". En él intervinieron, en la primera categoría, Gálvez, de Huelva; Tejerina, de Castilla; Domingo y Aguilera, de Barcelona; y Ortí, Vélez y Estrada de Valencia. Tres años más tarde, en 1964, entre el 13 y 19 de abril, la directiva organizaba otro campeo­nato de modalidad libre, clasificatorio para el mundial que el día 3 de junio se celebraría en Vigo. Participaron Gálvez, Domingo, Aguilera, Nadal, Perona, Muñoz, Ortí Vélez y Tortosa.

En este campeonato, Vicente Baeza, presidente de la Federación Valenciana de Billar, manifes­taba: "Conocemos y hemos visto los afanes de organización y desvelo del Club de Billar. Su actual presi­dente, José Villatoro,  con los anteriores Rafael Casterá y Rafael Andujar, en una ejemplar compostura de entrañables lazos amistosos y deportivos, se esfuerzan juntamente con el resto de directivos por defender el alto nivel y prestigio billarístico de Alzira y sus muchos y buenos aficionados".

Anecdotario

Que se nombre un médico en un club de fútbol, de baloncesto, ciclismo, etc. es cosa lógica; pero que se elija un médico para un club de billar suena extraño. Pues nada más y nada menos que los del Billar Colón nombraron al doctor Manuel Just como médico del club. Se puso "més ample que una lloca". Me decía Casterá: "El metge  Just asistía a todas las partidas como espectador y un día, haciendo las funciones de árbitro, el presidente de la valenciana, Vicente Beut, tuvo un amago de infarto con la suerte de que estaba presente el Dr. Just que fue quien le atendió en la primera instancia.

Eran tan elevados los gastos económicos para hacer frente a la organización del Campeonato de España, que la directiva se comprometió a hacer frente a ellos, por lo que se organizaron y con huchas de postulación de Cruz Roja y Domund, los muchachos del club recorrieron bares, comercios, visitaron empresas y ayuntamiento para obtener fondos.

Batiste Chordá, camarero del Café Colón, que sin saber coger un taco de billar animaba y alentaba a todos con su buen carácter, fue motivo para que el socio número uno del club, Rafael Casterá, le cediera este honor.

El recordado arcipreste de Santa Catalina, Francisco Albiol, debido a la importancia que tuvo el Campeonato de España de Billar, dio cuenta en la hoja Parroquial de los resultados de esta con­frontación nacional. En el transcurso de este campeonato, a Ortí Vélez se le rompió el taco del que se estaba sirviendo. Lo guarda como recuerdo Roberto Llavador.

El protagonista de otra anécdota fue José Benavent, que era un poco inferior en el juego del billar con Casterá y Andújar. Se disputaron una botella de coñac a una partida a tres bandas y fue una gran proeza del “pollastret" que venció a sus oponentes.

De aquel Club de Billar que nació en Alzira hace más de cuarenta años queremos hoy tener un recuerdo. En la foto figuran, de izquierda a derecha:  Cervera, cronista deportivo de Valencia; Alberto Rubio Salvador Sifre; Rafael Casterá; Rafael Andújar; Federico Kramer; José Villatoro; Francisco Lluch; Enrique Verdú y José Benavent. Sentados, de izquierda a derecha: Vicente Beut, José Mansergas y Manuel Grande.

 

Alfonso Rovira, 29.11.1992

1 comentario

Javi -

Echo en falta un local público con billares en donde se pudiera practicar este juego, sin necesidad de pertenecer a ningún club. Recuerdo que en mi juventud teniamos mesas en un sotano del edificio Reyno. Algo así hace falta hoy en Alzira.