Blogia
EL SEIS DOBLE - DIARIO DIGITAL DE ALZIRA

Articulistas ----------------------- Marino Baler

¿SON GALGOS O PODENCOS?

¿SON GALGOS O PODENCOS?

Mientras los alzireños discutimos si el PP o el PSOE, el PSOE o el PP, ellos siguen a lo suyo en una alocada carrera para cazar al conejo, o sea los votantes, puesto que la recompensa (los suculentos y desorbitados sueldos) bien merecen la pena

 

Artículo de opinión de Marino Baler

Es conocida la famosa fábula de Tomás de Iriarte en la que dos conejos se ponen a discutir si los perros que los perseguían eran galgos o podencos y, enzarzados en esa discusión sin sentido, en lugar de huir de sus perseguidores se quedan parados hasta que los perros los cazan.

Tiene esta fábula cierta similitud con los partidos mayoritarios que dirigen los destinos de nuestra ciudad pues mientras los alzireños discutimos si el PP o el PSOE, el PSOE o el PP, ellos siguen a lo suyo en una alocada carrera para cazar al conejo, o sea los votantes, puesto que la recompensa (los suculentos y desorbitados sueldos) bien merecen la pena.

Esto lo he recordado porque hace algunas semanas llegó a mi casa un panfleto del PP en el que se criticaba el endeudamiento en el que el PSOE había dejado el ayuntamiento durante su gestión. Resulta, cuanto menos, curiosa esta actitud en un partido que dice que no hay que mirar el pasado, no hay que reabrir heridas, hay que mirar al futuro… Porque si miran al pasado me pregunto hablando en popular lengua valenciana: “¿Tindran collons de mirar darrere en el temps per a condenar el Franquisme?”

La respuesta yo la sé, pero siempre me queda una mínima duda. Por ello no deja de sorprenderme que hayan enviado esos pasquines recordando la deuda dejada por el PSOE en el ayuntamiento cuando hace seis años que no regentan el gobierno de la ciudad. Quiero pensar que esto no es una excusa del PP local para esconder sus fracasos y promesas incumplidas excusándose en las cuentas pasadas… pero el pensamiento es libre.

Con esto no defiendo al PSOE. Puesto que hay cosas que son indefendibles y este partido es un ejemplo. Se llaman socialistas porque las siglas venden ¡Si Marx levantase la cabeza! (aunque tampoco importa demasiado porque muchos de sus afiliados no sabrán ni quién fue). Afiliarse al PSOE es como antaño ir a hacer las Américas, la prueba está en que nombran ministro de fomento a una persona sin oficio ni beneficio que ni siquiera tiene primero de carrera aprobado (ni falta que le hará pues vive generosamente de la política). Solo espero que el Ministerio de Fomento no acabe apellidándose Fomento de la Ruina (todavía más). Pero tampoco descubriré al PSOE (llamarlos socialistas me parece demasiado honorífico) puesto que su historia habla por ellos: durante la dictadura de Primo de Rivera el único partido legal con un tal Largo Caballero como ministro de la Gobernación, durante la II República poniendo trabas a los distintos gobiernos para hacerse ellos con el poder, en la dictadura escondidos en catacumbas puesto que toda mínima resistencia recaía en el PCE y a la muerte del dictador empiezan a proliferar y a ser los más demócratas, eso sí, arrodillándose ante un rey por la Gracia de Francisco que era lo que tocaba en el momento. Por ello si mañana toca ser republicanos lo serán sin ningún problema. Tienen un virtud camaleónica para adaptarse increíble.

Por ello, mientras unos y otros hablan de democracia (curiosa democracia en la que no se puede elegir al jefe del estado), prometiendo la panacea y echándose mutuamente las culpas de todo por sus mutuas ineptitudes, el pueblo sigue con sus problemas de siempre resignado por la situación.

Me imagino que el próximo panfleto propagandístico de excusas será cerca de las elecciones. Pero para ello todavía quedan un par de años pero seguirán siendo o galgos o podencos, de eso no me cabe duda, los que acaben atrapando al conejo ¿Hay alternativa a estos dos canes?

Y como hemos pasado el 14 de abril desear Salud y III República y a los que sean monárquicos solamente Salud (que nunca viene mal).

Marino Baler

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

LA EDUCACIÓN DE ALGUNOS QUE REPRESENTAN AL PUEBLO

LA EDUCACIÓN DE ALGUNOS QUE REPRESENTAN AL PUEBLO

Es lo que hay y parece, por desgracia, que para ocupar ciertos cargos hace falta únicamente estar afiliado a un partido y tener el voto de la gente, quedando sin valor otros aspectos como puedan ser modales, comportamiento o educación

 

Artículo de opinión de Marino Baler

 

Quien haya leído la inmortal obra de Cervantes, El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, recordará el pasaje en que Sancho, antes de partir para hacerse cargo de su ínsula, recibe los consejos que le da Don Quijote al respecto de cómo ha de ser su gobierno. Son consejos de una persona culta hacia otra ignorante, de caballero a escudero. Realmente, son dignos de lectura y disfrute, aunque también deberían serlo de práctica por quienes gobiernan.  Los he recordado por una noticia publicada en este periódico hace pocas fechas.

Hasta dónde yo sé, estamos en un sistema llamado democracia, en el que la gente vota a partidos políticos formados por personas que, voluntariamente, representan al pueblo. Nadie pone una pistola en su sien ni les obliga a presentarse, por lo tanto, al hacerlo, se exponen a críticas (no confundir con insultos), y han de ser conscientes y consecuentes al respecto.

Me parece intolerable la forma en la que el concejal de agricultura, Enrique Montalvá, se dirige a la concejala del Ayuntamiento de Alzira Laura Salvador, a quien ha llamado bellaca o sinvergüenza y a quien ha retado cual pistolero del lejano oeste, a enfrentamiento público.

 Tanto el señor Montalvá como la señora Salvador han sido elegidos por los vecinos, y faltar verbalmente a  quien representa a una parte de los votantes, es hacerlo a todos aquellos que lo han elegido. Por mucho que no le guste lo que pueda decir la concejala, la respuesta ha de ser propia de alguien que representa al pueblo. Nunca se puede emplear un lenguaje más propio de taberna, con insultos, retos o amenazas, y menos viniendo de alguien que ocupa un cargo público.

Es intolerable que un representante del pueblo tenga esos modales cuando no gusta de la opinión de los demás. Es lo que hay y parece, por desgracia, que para ocupar ciertos cargos hace falta únicamente estar afiliado a un partido y tener el voto de la gente, quedando sin valor otros aspectos como puedan ser modales, comportamiento o educación.

Cualquiera que pueda votar tiene derecho a criticar, ¡cualquiera! Y la persona que se presenta a un cargo y resulta elegida, ha de aceptar esas críticas puesto que eso también forma parte del sueldo (muy generoso por cierto). De no estar dispuesto a ello solamente tiene que marcharse a su casa (evidentemente dejando de cobrar) ya que nadie es imprescindible y otro ocupará su lugar. Seguro que no faltan candidatos.

 Desconozco quién tiene razón en este caso. No voy a juzgar eso, pero sí juzgo las formas y con las mostradas se pierde toda la razón. Si los políticos han de dar ejemplo a la sociedad en esta ocasión no ha sido así. Quizás es lo que pasa cuando alguien tiene cierto  poder en sus manos, llega a creerse invulnerable y no soporta las opiniones ajenas,  llegando a  reaccionar  de forma más propia de un cacique del siglo XIX o de un señorito de cortijo.

Yo mismo me he visto en una situación similar cuando hice un comentario en este mismo periódico sobre una noticia referente a la agricultura. El señor concejal, en respuesta a mi comentario escribió lo siguiente:

“cuando quieres cogemos dos azadas una tu y otra yo y te pones a mi lado a ver si me ganas, a ver si dejas de poner tonterías que tu si que no sirves ni para criticar”.

En fin. Creo que no hay mucho más que añadir al respecto porque si contesto con el mismo tono traicionaría lo que me enseñaron mis padres en cuanto a comportamiento y respeto. Mejor dejarlo y procurar no tentar a la suerte ya que parece estar de moda en el PP, últimamente, acudir a los tribunales para defender el “honor” y cada uno se califica con sus contestaciones.

Sería conveniente, eso sí, que el respeto no faltara, parece harto difícil,  pero es cuestión de intentarlo. Aceptar otras posturas o puntos de vista, darse cuenta uno de que no tiene la verdad absoluta ni es inventor de nada. La agricultura existían antes que el señor Montalvá fuera concejal, sí, la revolución agrícola es del Neolítico, aunque también es cierto que la educación se ha de tener 30 años antes de nacer, pero no lo es menos que si no se tiene de adulto ya no se tendrá jamás. 

Espero que si algún día deja de ser concejal porque así lo quieran los votantes, no se ate alrededor de un naranjo en señal de protesta, pensando que el electorado es estúpido y se ha equivocado al no votarle para aferrarse al puesto.

En fin, viendo los antecedentes que hay seguro que volveremos a leer y oír más salidas de tono. Lo bueno que tiene Alzira es que ya nos conocemos todos o al menos nos vamos conociendo.

Marino Baler

A ORILLAS DEL RÍO PIEDRA ME SENTÉ Y LLORÉ

A ORILLAS DEL RÍO PIEDRA ME SENTÉ Y LLORÉ

Artículo de opinión de Marino Baler

Se trata de la primera novela que leo de Coelho. Me habían hablado de este autor y de la espiritualidad de sus obras, teniendo el eje religioso en muchas de ellas. Para un ateo convencido como yo era imposible que algún día leyese alguna novela suya, pero si una narración tiene su punto de partida en Soria, algo tiene que tener de bueno. En esta ocasión, y creo que siempre, pueden más los sentimientos inexplicables que evocan un lugar por razones que difícilmente llego a comprender a cualquier sentimiento de rechazo bien argumentado.

Es una novela que si bien no es de mis temáticas preferidas he disfrutado mucho leyéndola. Me gusta ese halo de misterio que envuelve a los personajes principales, incluso el nombre del masculino no se conoce. Una historia de amor que yo considero trágico pues ambos sacrifican cosas para estar juntos. Pero al mismo tiempo es de esperanza y de destino. Un destino que hace que si dos personas han de estar unidas acaban estándolo por muchos años y circunstancias que tengan que pasar entre esos tiempos.

Especialmente me ha gustado un capítulo en el que los protagonistas están en una plaza sentados, de noche, observando una fuente, hablando en silencio y escuchando las palabras mudas del otro. Son momentos que hay que vivirlos para saber de lo que se habla.

Resumiendo. Creo que es una novela que atrapa al lector porque tiene una trama muy sencilla y que todos han vivido ¿Quién no ha caído víctima de un amor imposible? ¿A quién no le hubiera gustado saber el resultado final de ese amor? Todo esto lo ofrece el libro. Cualquiera puede verse reflejado en algún pasaje del mismo, como viviendo su propia historia. Eso es lo que lo hace francamente cautivador.

Marino Baler

 

DESPROPÓSITOS RESTAURADORES EN EL MONASTERIO DE LA MURTA DE ALZIRA

DESPROPÓSITOS RESTAURADORES EN EL MONASTERIO DE LA MURTA DE ALZIRA

Artículo de opinión de Marino Baler

 

Leyendo un artículo el pasado día 1 de este mes, en EL SEIS DOBLE, parece ser que el Ayuntamiento de Alzira tiene previsto realizar unas obras de consolidación arquitectónica y estudios arqueológicos en el Monasterio de la Murta. Esto, dicho así de este modo, parece un hito sin precedentes, como si dependiera de esta actuación el futuro del antiguo cenobio.

Como en toda restauración, y esta no es distinta, antes de decir “lo que se va a hacer” sería más importante pensar “como se va a hacer”. No hace falta ser político para comunicar que el monasterio está en ruinas y las cosas que hacen falta consolidar, eso lo ve hasta un niño de 5 años. Pero claro, un político no pueda decir nada más que eso porque esa es su misión y de lo otro no sabe nada. De cómo restaurar, de los materiales a emplear, de las técnicas usadas en la época, de lo más conveniente para el edificio en cuestión que es en definitiva de lo que se trata, un político no habla porque quizás no tenga ni idea. Y es aquí donde se cometen las mayores atrocidades en restauración monumental. Suele ocurrir que cuando los políticos están por el medio de cualquier intervención que se haga, en edificios antiguos especialmente, quieren a toda costa un espacio cerrado para celebrar sus eventos, sus congresos, o enseñar a sus amiguetes "lo bien que lo hemos hecho” y luego salir en las fotos alabándose su buen gusto en patrimonio.

Actualmente, por motivos socio – económicos – políticos, se han potenciado todo tipo de actuaciones desastrosas, no siempre de forma coherente (basta recordar el teatro de Sagunto). Esta potenciación no ha de ser indiscriminada, ni todo es conservable, ni todo es desechable. Hay que plantear una escala de valores en función de: la singularidad, del entorno más o menos complicado, del estado de conservación, importancia de la inversión, posibilidades de acondicionamiento, aplicación de la normativa vigente, etc.

Sobre esta actividad existe una gran carga ideológica, origen de planteamientos y filosofías dispares llenas de contradicciones.

El monasterio de la Murta no escapa a esta particularidad, para desgracia del mismo. Las aberraciones y despropósitos hechos lo han transformado en algo que nada tiene que ver con lo que se pretende y a las pruebas me remito. Solamente hay que pasar por su puente. Un puente del siglo XVI y cuya forma de conservarlo ha sido echarle mortero encima como si estuviesen construyendo una acequia de regadío, sin ningún cuidado ¿Es eso forma de restaurar un puente de más de cuatro siglos de historia? Las paredes cubiertas por el mismo mortero de forma tosca y rudimentaria. Un apeo que sostiene una pared sin ningún sentido ¿Qué garantías podemos tener que no continuaran con el mismo modus operandi para las siguientes consolidaciones? O sea, una ausencia de criterio restaurador o arquitectónico donde la única forma de arreglarlo todo es poniendo pegotes donde parezca conveniente. ¿Para eso hace falta una subvención millonaria? Mejor estaría ese dinero destinado en otros menesteres mucho más importantes y precisos que en este porque para cargarse el poco patrimonio cultural de Alzira siempre hay tiempo.

Habría que decir, a quien corresponda, que una conservación y restauración de un edificio ha de seguir una máxima: “NO DESTRUIR NADA DE LO QUE EXISTA Y NO IMITAR NADA DE LO QUE PUDIERA HABER EXISTIDO”. Como vemos, algo tan sencillo no se cumple en el monasterio.

No por restaurarlo quedará mejor, quizás es más hermoso ver unas ruinas bien cuidadas (no con pegotes de mortero) que en su estado original. Los edificios tienen una época y un uso y una vez pasado es inútil volver a darles el mismo uso. Personalmente creo que con limpiar las barbaridades cometidas, tales como pegotes y mallas colocadas, desbrozar un poco el terreno y si acaso una maqueta de lo supuesto sería más que suficiente porque ¿Qué sería más hermoso ver las ruinas griegas tal y como están o tratar de reconstruir todos los templos?

Voy a citar un fragmento del libro “Las siete lámparas de la arquitectura” de John Ruskin que trata bastante bien el tema de la restauración. “La restauración supone el destrozo más absoluto que un edificio puede sufrir; un destrozo del que no cabe recoger restos; un destrozo acompañado de una descripción falsa de lo destruido. No nos dejemos engañar en un asunto tan importante; es imposible, tan imposible como levantar a un muerto, restaurar nada en arquitectura que haya sido grande o hermoso […].

Que no hablen entonces de restauración. Es una mentira de principio a fin. Puede usted hacer un modelo de su edificio, como podría hacerlo de un cadáver; dicho modelo tendrá el caparazón de los viejos muros en su interior, lo mismo que si hiciera un vaciado de usted que contuviera el esqueleto: con qué utilidad, ni lo veo ni me preocupa; sin embargo, el antiguo edificio quedará destruido y de manera tan total e implacable como si se hubiera hundido en un montón de polvo, o fundido en una masa de arcilla: mas se ha recogido de la desolada Nínive de lo que nunca se obtendrá del Milán reconstruido […].

De acuerdo, eche abajo el edificio, arroje sus piedras a ignorados rincones, haga lastre con ella so mortero, si lo prefiere; ahora bien, hágalo honestamente y después no vaya a colocar una mentira en su lugar […].

Por ello la restauración de un edificio no puede hacerse a la ligera solamente para aprovechar subvenciones y salir en la foto presumiendo de lo que se ha hecho, cosa bastante habitual, por cierto (me refiero a lo de salir en la foto, no a lo bien que se han hecho las cosas).

Creo que es mejor ver el paso del tiempo en los edificios y monumentos y en este caso el ejemplo del Monasterio de la Murta no ha de ser distinto. Que la naturaleza recupere lo que un día el hombre le quitó, pero eso sí, con dignidad y belleza. Cada uno tiene su cometido y el de este edificio es esperar el fin de sus día de una manera placentera y orgullosa sin que nadie trate de poner en el lo que no le cabe ni de transformarlo en algo distinto que tenga un sentido distinto para el que se construyó.

Para finalizar, citaré al francés Didon que expresa muy bien el sentido que tienen las cosas en su origen y que cualquier cosa añadida fuera de lugar es destrozar la identidad de ese elemento: “Del mismo modo que ningún poeta se pondría a terminar los versos incompletos de la Eneida, ningún pintor a terminar un cuadro de Rafael, ningún escultor a terminar una estatua de Miguel  Ángel, así ningún arquitecto debería consentir en completar una catedral”… “Cuando se copian viejos manuscritos, se dejan en blanco las palabras que no se pueden leer y no se rellenan jamás los espacios vacíos”.

Marino Baler

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

CONSECUENCIAS DE LA CRISIS ECONÓMICA

CONSECUENCIAS DE LA CRISIS ECONÓMICA

Artículo de opinión de Marino Baler

Voy a intentar explicar las consecuencias de la crisis que estamos sufriendo de una forma irónica y escueta. A veces, es conveniente para la salud desdramatizar el asunto, al igual que lo hace el famoso personaje del mítico disco de Supertramp y el mensaje que nos quiere transmitir: “¿Crisis? ¿Qué crisis?” La ironía está en uno de los apartados. Que cada uno saque sus propias conclusiones. 

1) Si el ministro de economía dice que la crisis no es para preocuparse es que es de vértigo.

2) Aumento del paro, el nivel más alto de la UE con más de 2.5000.000 parados.

3) Despidos diarios en fábricas.

4) Los trabajadores que no son despedidos viven con la amenaza de que ellos pueden ser los próximos.

5) A los sindicatos no se les oye decir nada.

6) Fuerte inflación y aumento de la morosidad.

7) La gente es incapaz de pagar las hipotecas.

8) Como consecuencia de esta inflación, los salarios se han reducido un 10%.

9) Nuestra falta de competitividad hace que no podamos ser eficientes en otros campos que permitirían otras salidas.

10) La dependencia del petróleo, en prejuicio de otras energías, hace que la crisis se agudice más todavía.

11) Los españoles (algunos) tenemos incertidumbre por nuestro futuro a corto y medio plazo.

12) El aumento del presupuesto para la Casa Real aumentará un 2,7 %, pasando a ser de 8,9 millones de euros al año, cuando en 2008 ha sido de 8,66 millones de euros, lo que supuso un aumento del 4,5% respecto al 2007.

Salud, que siempre viene bien y paciencia… ¿Qué otra opción nos queda si no aplicamos el sentido común?

P.D. Se aceptan más consecuencias.

Marino Baler

SOBRE EL CENSO DE VÍCTIMAS FRANQUISTAS - ARTÍCULO DE OPINIÓN - POR: MARINO BALER

SOBRE EL CENSO DE VÍCTIMAS FRANQUISTAS - ARTÍCULO DE OPINIÓN - POR: MARINO BALER

Los familiares tienen derecho a saber donde están enterrados sus seres queridos por dignidad y respeto hacia ellos y no hace falta que unos, por creerse defensores de los desvalidos, y otros, por vergüenzas pasadas, politicen esto según sus propios intereses

Algo que es de actualidad es la decisión del juez Baltasar Garzón de tratar de crear un censo sobre los desaparecidos durante la Guerra Civil y el Franquismo.

Como siempre ocurre en este país, nunca llueve a gusto de todos y esta vez no podía ser menos. Es una determinación que ha creado bastante controversia, entre unos y otros, por distintos motivos, y que a nadie ha dejado indiferente.

Por una parte está el PP. Estos son partidarios de no reabrir heridas, de no remover el pasado, de dejar las cosas como están, que es enfrentar a unos con otros, etc. Bueno, ¿qué otra cosa pueden decir que no sea eso? Un partido creado por un ex ministro de una de las dictaduras más crueles de la historia y posteriormente reciclado a demócrata, ¿qué va a decir? Es lógico que tomen esa postura pues a nadie le gusta que le dejen las vergüenzas al descubierto. Por lo tanto esta postura contraria a crear este censo es lo único que se podía esperar. Ahora bien, cuando alguien del PP haces esos pronunciamientos habría que preguntarle: si una persona tiene a su padre, hermano o familiar en una fosa desde hace décadas ¿quién le dice que a esa persona se le han cerrado las heridas alguna vez? ¿Cualquiera de nosotros no quisiéramos saber en qué hoyo está nuestro pariente y recuperarlo si se nos da la oportunidad? No se trata de enfrentar a nadie con nadie porque hay asociaciones de víctimas del franquismo que quieren recuperar a sus seres queridos y, del mismo modo, podrían haber asociaciones de víctimas de la república; pero, claro, éstos ya fueron enterrados con todos los honores en su tiempo, tuvieron 40 años para hacerlo. Pero, repito, sabiendo cuales son los orígenes de este partido es lógica esta actitud.

Por otra parte está el PSOE; que se declara partidario de ayudar al juez en todo lo que pida. Una de las cosas buenas que tiene este país es que ocurre como en los pueblos pequeños que ya nos conocemos todos. El PSOE nunca ha tomado una decisión de gran envergadura si no ha sido por oportunismo y beneficio propio. Durante la dictadura de Primo de Rivera fue el único partido legal, junto con su sindicato UGT. Durante la II República ponían todas las trabas habidas y por haber con tal de estar en el poder. En la  dictadura, el PSOE, era un partido prácticamente inexistente y todo atisbo antifranquista era por parte del PCE. Eso sí, al morir Franco, empezaron a proliferar los socialistas (que Marx me perdone por llamarlos así) como si fuesen champiñones. Y esto ni es invención propia ni es ofender a nadie, simplemente se llama historia. Por ello no me extraña que ahora se erijan en los paladines de las victimas esperando sacar algún rédito electoral, al tiempo. Por ello, no entiendo como Bono, en un acto de expresos y represaliados franquistas en el senado, cuando a uno de ellos se le ocurrió sacar la bandera republicana, ordenó retirarla por considerarla ilegal y ahora referente a este tema se atreve a pronunciar la famosa frase del último jefe de estado elegido democráticamente, el presidente D. Manuel Azaña, perteneciente a su último discurso en España, conocido como el de “las 3 pes”: "Los muertos de España, desde la profundidad de su tumba, nos piden paz, piedad y perdón". Y es que no deja de ser curioso ¿Tal vez el PSOE está cambiando a posturas republicanas? Bueno, si algún día si llega la III República (personalmente espero que sea pronto) no me extrañará nada ver a los dirigentes del PSOE ondeando la tricolor si ello les permite estar, como siempre, a ver si algo les toca.

Moraleja: todos tratan de sacar tajada de algo que, a mi juicio, se tendría que haber hecho treinta años antes (pero esto es otro tema) y no es ese el camino a seguir. Los familiares tienen derecho a saber donde están enterrados sus seres queridos por dignidad y respeto hacia ellos y no hace falta que, unos por creerse defensores de los desvalidos, y otros, por vergüenzas pasadas, politicen esto según sus propios intereses. Es simplemente justicia, dignidad y sentido común.

Marino Baler

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

NO AL CAMBIO DE FECHA DE LAS FIESTAS PATRONALES

NO AL CAMBIO DE FECHA DE LAS FIESTAS PATRONALES

Ortega y Gasset: “Soy un hombre que ama verdaderamente el pasado. Los tradicionalistas, en cambio, no lo aman; quieren que no sea pasado, sino presente”

 

Últimamente ha habido un par artículos en este diario digital pidiendo el cambio de fechas en las fiestas de Sant Bernat. Posiblemente, sea un tema que canse a los lectores y si es así pido disculpas, pero he creído conveniente la necesidad de un artículo en el que se defienda, aunque sea una sola vez, la postura contraria; o sea, la inmovilidad de las fechas de nuestras fiestas locales, dando también otra opinión en este periódico que demuestre su pluralidad.

En primer lugar, decir que el cambio de fechas me parece, a todas luces, algo innecesario y que no tiene fundamento. Se habla mucho de la poca asistencia de la gente, que no hay participación porque están de vacaciones, que si antes eran tal fecha o tal otra,  que si en Carlet son en septiembre y podrían coincidir por ser el mismo patrón, etc.

Vamos a ver. Cualquier pega que se le quiera encontrar a julio se le puede encontrar, pero creo que tenemos que ser un poco más sensatos y coherentes dando verdaderas razones de peso para este cambio. Personalmente, creo que es un craso error hacerlo diciendo, por ejemplo, “es que antes eran en tal fecha y la gente acudía más a las procesiones”. Este punto me parece curioso pues no deja de ser una inocente morriña del pasado y querer convertirlo en presente. Por esta regla de tres, espero que no se recuerde cuando en España no se ponía el sol y que también quieran reclamar el antiguo imperio. Puestos a reclamar añoranzas cualquier cosa vale.

Lo que hay que tener claro es que si antes tenían esas fechas son de las gentes de antes, no de las de ahora. No podemos escudarnos en antes puesto que los tiempos cambian. Con esto me viene a la memoria una cita del maestro Ortega y Gasset que creo que podría definir este sentimiento: “Soy un hombre que ama verdaderamente el pasado. Los tradicionalistas, en cambio, no lo aman; quieren que no sea pasado, sino presente. Amar el pasado es congratularse de que efectivamente haya pasado, y de que las cosas asciendan a la  vida más pura y esencial que llevan en la reminiscencia”.

Es decir, hay una evolución en todo. Si no es así, volvamos a ir en carro y con zapatillas de esparto porque antes también iban. Del mismo modo que si antes, en esos tiempos, la gente era más partícipe era porque, evidentemente, no tenía ni los medios económicos ni materiales que tenemos en la actualidad para poder decidir lo que hacer o donde ir en nuestras vacaciones. Por supuesto, el sentido religioso era mayoritario, y no voy a descubrir lo que, supongo, era la Iglesia de entonces, en la que veías un cura por la calle y te tenías que quitar la boina para saludarlo. Hoy la gente, en su mayoría, no tiene ese fervor de antaño. Por lo tanto, es lógico que las procesiones no tengan gran afluencia. El que quiere ir va y el que no se dedica a  hacer otra cosa.  No se trata de prohibir nada a nadie, eso sería distinto, si no que se trata de respetar una opinión personal de cada uno. ¿O también tenemos que volver a ver al cura de turno bajo palio, como antaño, acompañado de las autoridades locales con sus fatuas sonrisas? Puestos a tener que recuperar tradiciones pretéritas, por las procesiones, no me extrañaría en absoluto. Como dijo don Quijote: “Sancho, con la Iglesia hemos topado”.

Pongamos que se cambian las fechas ¿Realmente la afluencia sería mayor? Si la ciudad está en fiestas ¿Qué hace pensar que la gente se quedaría en Alzira, necesariamente, y no aprovecharía esas fiestas para salir fuera igual que en Semana Santa o en cualquier puente a lo largo del año? Nadie puede demostrar que esto no sea así, por lo tanto estaríamos en las mismas. En los San Fermines de Pamplona o en las fiestas del Pilar de Zaragoza, los que son del lugar, en su gran mayoría, aprovechan esos días para salir fuera, esto lo sé con conocimiento de causa ¿Qué hace pensar que aquí no ocurriría lo mismo?

En cuanto a la asistencia a los conciertos, todo depende de los artistas que se traigan. Por ejemplo, alguien que este fuera y se tenga que desplazar para ver a los Mojinos Escozíos (creo que ya es la tercera vez en 10 años que vienen) pues no creo que lo haga; pero en cambio si traen a Miguel Bosé (como en Sueca, por ejemplo), que actualmente está arrasando, pues posiblemente no se lo piense y acuda.  La asistencia va en función de lo que se le ofrezca al pueblo y nada más.

También creo, y esto es opinión muy personal, que no se puede despreciar a la gente que se queda en el pueblo y que no tiene medios para poder salir fuera y cuya única diversión pueden ser esos días de julio. No todos pueden permitirse un viaje, un chalet o apartamento para veranear. Me da lo mismo si son pocos alzireños o son muchos, si son magrebís, rumanos o chinos. No creo que las fiestas las tengan que disfrutar únicamente los “alzireños de pura raza”. ¿Qué mejor motivo de integración para esos colectivos que unas fiestas? Además, supongo que no hace falta recordar los orígenes de nuestra ciudad, de los que tanto presumimos cuando conviene. Y, además, un ilustre alzireño que tiene una estatua levantada en la Plaça Casasus, no era cristiano, precisamente. También habría que pensar que hay alzireños que no residen en la ciudad y que en el mes de julio es lo ideal para volver y poder disfrutar un poco en su lugar de origen. No creo que tampoco sea excusa suficiente el decir que las disfrutan en su mayoría los nuevos alzireños que se han establecido recientemente. Ese pensamiento me parece un tanto xenófobo. Quizás, y esto ya es una pequeña reflexión, pienso esto porque soy nieto de alzireños que, precisamente, el día de Sant Bernat tenían que coger la maleta para ir a la vendimia, y ser un simple trabajador en otro país no es fácil. O tal vez, también, porque se lo que es estar fuera de tu ciudad y que en ocasiones digan: “¿Por qué no te vuelves a tu tierra?”. No sé, pero me parece que las fiestas han de estar abiertas a todo el mundo. Es una actitud farisea el presumir que las Fallas o la Semana Santa son de interés turístico nacional y  alegrarnos  que venga gente a visitarnos, pero después nos quejamos de que las fiestas de Sant Bernat son disfrutadas, mayormente, por los nuevos alzireños que han venido aquí a residir. Los primeros están de paso, los segundos forman parte de la ciudad. Así que menos boato para unas cosas y más sensibilidad para otras.

Por último, y para no extenderme mucho más, el hecho de decir que las fiestas de Carlet son en septiembre me parece algo de traca, con mis mayores respetos a Carlet.  Nosotros somos ALZIRA, la capital de la Ribera Alta. Esto ya es orgullo de alzireño, que tenemos la suficiente entidad y categoría para no tener que compararnos con nadie y mucho menos sentirnos inferiores por ello.

En fin, esto es lo que pienso. Se podrían dar más razones, pero tampoco se trata de que este artículo sea interminable. Me imagino que tiempo habrá para volver a hablar de ello. De todas formas, me parece que el Ayuntamiento tiene cosas muchísimo más importantes en que pensar (al menos a mí se me ocurre alguna) que en el cambio de las fechas patronales y que, seguramente, muchos alzireños agradecerían que se solucionasen antes esas urgencias que este banal asunto.

Marino Baler

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres